• +56 9 56 281 600
  • contacto@tokirapanui.org

El año en que todo cambió

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

¿Cuánto nos cambió este 2020? ¿Cuánto tuvimos que enfrentar? Es tiempo de abrazarnos, de sacar las cuentas y sobre todo de agradecer el maravilloso regalo de hacer comunidad juntos, ustedes y TOKI. Nuestra Directora Ejecutiva, Andrea Amar, reflexiona aquí. 

El año 2020 será sin duda alguna, un año difícil de olvidar para cada uno de nosotros, para cada uno de los habitantes de este planeta… Tiempos tan duros como los vividos producto de la contingencia sanitaria mundial (COVID-19), nos obliga a partir esta editorial haciendo una profunda reflexión acerca de la vida. A dar las gracias aquellos que hemos logrado sobrevivir en esta pandemia, así como también, a conmemorar a aquellas almas menos afortunadas que partieron a lo largo de todos estos meses, en diferentes países del mundo.

 Es difícil creer que precisamente uno de los pocos lugares donde la pandemia no ha hecho estragos, sea Rapa Nui. Esta Isla, la más alejada del mundo del territorio continental, donde ONG Toki y la Escuela de Música y de las Artes Toki tiene su operación, tuvo un buen manejo de esta crisis. Gracias a la gestión realizada por el Alcalde de Rapa Nui, Sr. Pedro Edmunds, nuestra Isla ha resultado bendecida y blindada de este virus, siendo un referente en este sentido para el resto del mundo.

 Lo que hasta marzo de este año parecía una gran desventaja a todos quienes viven en Rapa Nui, hoy ha cobrado un sentido muy especial.

 La contingencia nos ha dejado y sigue dejando lecciones de vida a cada uno de nosotros, y a Rapa Nui, le ha permitido volver resignificar y valorar la manera en que vivieron sus ancestros que se relacionaron como comunidad a través del trabajo colaborativo y la economía de trueque a lo largo de muchos años, antes de que Rapa Nui se abriera al mundo y comenzara a recibir cientos de miles de turistas a lo largo de un año. Antes de que la mayor parte de la población de esta Isla, dependiera del sector de turismo para generar sus fuentes de ingresos, que hasta marzo de este año eran en torno a un 80% generados por los turistas y los bienes y servicios asociados al turismo.

 Algo positivo que Rapa Nui ha podido rescatar a lo largo de estos duros tiempos vividos, es el tener que volver a buscar de una u otra manera el auto sustento. Esta contingencia, ha hecho avanzar a pasos enormes a la Isla, en el camino de la búsqueda para llegar a ser una Isla 100% sustentable. Así como también, en el camino de unir a su población en el trabajo colaborativo conocido en lengua rapanui como “UMANGA”. A lo largo de todos estos meses, las familias y la comunidad de Rapa Nui se han apoyado mutuamente, el programa Pro-Empleo liderado por el Alcalde desde la Municipalidad, logró no solo redistribuir recursos del presupuesto anual, sino que también, usar esos recursos de manera eficaz y eficiente, y mejor aún, usar esos recursos para unir a toda su población, en el logro de objetivos comunes,  permitirles algo difícil hasta ahora, generar unión y un mayor consenso,  en especial, entre la población de origen rapanui.  Este tiempo ha incentivados a todos los habitantes de esta pequeña comunidad, a volver a cultivar y hacer sus propias huertas ecológicas al interior de sus casas o en sus campos, a volver a resignificar el valor de la madre tierra, del océano, a poner en valor realmente la importancia del cuidado de esa tierra y de ese mar, que entre otras cosas, proveen de alimentos. El cuidar y proteger más que nunca el frágil medioambiente de Rapa Nui, ha cobrado un nuevo sentido, a lo largo de todo este tiempo.

 Finalmente, para ONG Toki, a pesar de los difíciles momentos vividos producto de la contingencia sanitaria, en especial en marzo de este año cuando debimos reducir la operación y nuestro equipo a su mínima expresión (fondos que se congelaron o que no llegarían definitivamente, ingresos que disminuirían producto de toda la incertidumbre que trajo consigo esta contingencia sanitaria mundial, entre otras razones), nos vimos asimismo obligados a buscar nuevas y distintas maneras de hacer las cosas, buscando al menos sacar a flote la operación de este año, para así dar continuidad a la labor de alto impacto que realiza ONG Toki en Rapa Nui.

 A través del apoyo de almas generosas:  de algunos de los profesores de la Escuela de Toki; de un grupo de músicos internacionales pertenecientes a The Global Leaders Program, de Fundación Mar Adentro, del MCAP, de Fundación Rudolf Steiner, del Ministerio de Hacienda,  de la Corporación Cultural y  Municipalidad de Rapa Nui y de un grupo de jóvenes músicos de Holanda y su profesora,  entre otros tantos seres maravillosos que nos han apoyado a lo largo de varios años, y en especial en este difícil período,  nuestros alumnos de la Escuela de Música y de las Artes Toki pudieron continuar recibiendo sus clases.

 

Algunas de nuestras profesoras se organizaron con los apoderados para continuar así haciendo clases a domicilio, evidenciando así el alto nivel de compromiso con el desarrollo de sus alumnos, y su genuina vocación.

Gracias al apoyo de un grupo de músicos de “The Global Leaders Program”, nuestros alumnos pudieron continuar su desarrollo. Almas generosas que han donado a lo largo de todo este tiempo sus horas de su trabajo, impartiendo clases en línea desde sus respectivos países a nuestros niños y jóvenes de la Escuela, y así apoyar su desarrollo y, la continuidad de la labor de la Escuela de Toki en Rapa Nui.

Asimismo, también el grupo de músicos de “The Global Leaders Program, organiza y auspicia un Crowdfunding para apoyar la labor de Toki. Más allá de los fondos recaudados, nos permitió volver a poner en valor de nuestra labor, en especial, en el extranjero. Más de 200 personas de diversos países del mundo hicieron su aporte a lo largo del mes de septiembre y parte de octubre de este año, y otras cuantas más, aportaron en un segundo Crowdfunding que un grupo de pequeños-jóvenes músicos de Holanda junto a Yana su profesora, deciden organizar a favor de Toki, porque también ellos creen en el impacto de nuestra labor.

Desde el área agroecológica de Toki,  el equipo de agro de Toki siguió también realizando trabajo ad-honorem tanto al interior de nuestro recinto de Toki como también, apoyado a parte de la comunidad de la Isla: Juan Haoa, Enrique Icka, Mahina Pakarati, el técnico agrícola Juan Carlos Cabrera, voluntarios de la comunidad local, trabajadores de la Municipalidad de Rapa Nui ,entre tanto otros miembros de la comunidad local, nos han apoyado a lo largo de todos estos meses, con sus manos (mano de obra voluntaria).

A través de un trabajo colaborativo, Toki tuvo el honor de liderar desde el área agroecológica, el “Plan de Huertas a domicilio”, organizado por la Municipalidad de Rapa Nui y, parte del Programa Pro-Empleo liderado por su Alcalde. Este es un ejemplo concreto del valor del trabajo colaborativo. Mostrar el valor de la unión y reafirmar la frase “la unión hace la fuerza”, en este caso, buscando como objetivo común asegurar el auto abastecimiento de productos agrícolas de alto costo en la Isla, en especial cuando, producto del menor abastecimiento desde el continente (menor frecuencia de vuelos x COVID y cierre Isla), experimentaron alzas adicionales a sus normalmente ya altos precios en la Isla.

A través de un trabajo colaborativo y mano de obra voluntaria, logramos construir un nuevo i invernadero con materiales reciclados en el recinto de Toki, y luego gracias a fondos PAWANKA de FRS, construir un segundo invernadero, ahora con un innovador sistema de riesgo por humidificación. Así al mismo tiempo que el equipo de Toki apoyó con muchas horas de trabajo de voluntariado al interior de las casas y de los campos de las familias de la comunidad local, Toki recibe apoyo en esta área y entre todos, apoyamos “Plan Alimentario a nivel de toda la Isla”. Siendo un ejemplo de trabajo colaborativo, que cobra mucho más sentido aún, después de la dura lección aprendida, en tiempo del COVID.

La vida, sabia y profunda, nos ha dado la oportunidad de crecer a pesar de la adversidad, nos ha permitido volver a nuestras raíces, más humanas y colaborativas. Este remezón nos mostró las decenas de manos con que contamos para seguir adelante con nuestro proyecto y nos emocionó con su entrega y amor. Es por esto, que este fin de año es realmente diferente, en agradecimiento y asombro por la fuerza del amor que nos sostiene. 

En este fin de año queremos saludar a cada uno de ustedes, que son nuestro dínamo, nuestro apoyo y nuestros mejores embajadores. Cada uno de ustedes hizo que este sueño de proteger la infancia, la cultura y generar conciencia ecológica en este, el lugar habitado más aislado del planeta sea una realidad. Les enviamos un abrazo enorme, y nuestros mejores deseos para este fin de año y comienzo del 2021, que se encuentren a resguardo y que sea cual sea el desafío a que nos enfrente la vida, seamos capaces de seguir unidos en amor y en comunidad. 

 

Con todo amor, 

Andrea Amar

Directora Ejecutiva

ONG TOKI RAPA NUI

Contáctenos al:

 

 

 Finanzas y Proyectos

Newsletter

Suscribete a nuestro Newsletter y recibe novedades e información exclusiva de ONG Toki

© 2016 - 2019 Toki rapanui. Todos los derechos Reservados. Diseño Web por DesignSEO Expertos en SEO.

Search